Acontecimiento Mariano

  Mensajes Características Espiritualidad Reseña Histórica  
  Primera parte Segunda parte Tercera parte    

  La Medalla  
  La medalla  
     

La Medalla y el Escapulario

El 2 de diciembre de 1984, la Virgen le dijo a Gladys:

  Dice la Santísima Virgen:  
 
"Debéis hacer acuñar una medalla con mi advocación de María del Rosario de San Nicolás, y en el reverso, la Santísima Trinidad con 7 estrellas".
 
     
El 25 de septiembre de 1985, segundo aniversario de la primera aparición, le dice a la vidente:

  Dice la Santísima Virgen :  
 
"Hija mía, te diré el significado de las 7 estrellas: Son 7 gracias que mi Hijo Jesucristo concederá a quien la lleve sobre su pecho.

Alabado sea el Señor."
 
     

El 5 de marzo de 1986 la Virgen le pide a Gladys que se haga un escapulario:

  Dice la Santísima Virgen :  
 

"Hija mía: Encárgate de que se haga un Escapulario.
Que sea de color blanco, ya que el blanco es el símbolo de la pureza.
Mi imagen llevará los colores celeste y rosado.

Este Escapulario deberá ser destinado a los enfermos del cuerpo y del alma, y lo llevará aquel que realmente sienta esa necesidad en su corazón, porque con el Escapulario, irá el compromiso de orar a María del Rosario.

Este pedido apremia.
Amén. Amén".

 
     
  El Escapulario  
  Escapulario  
     

Con un decreto el obispo concedió la aprobación para el Escapulario de María del Rosario, no considerando necesaria la imposición solemne, sino que fuese bendecido por un Sacerdote, con la fórmula habitual.


separador


Los estigmas de La Pasión de Jesús presentes en Gladys Motta

Gladys estaba acostumbrada a pasar desapercibida, pero esto se le hace cada vez más difícil porque muchos acuden a ella por ser la mensajera de la Virgen, además de la curiosidad que despiertan sus estigmas, los cuales, al principio, no eran visibles, sino mostraban una inflamación interior de la piel, irritación y dolor punzante; después se le presentaron los signos exteriores.
Los estigmas se hacen más evidentes durante la Cuaresma.
En ocasiones, Nuestro Señor Jesucristo le ha participado a Gladys los dolores de su Pasión.

El Padre Carlos Pérez, Director Espiritual de Gladys, y Asesor Pastoral de todo lo referente al culto a la Virgen del Rosario, ha expresado lo siguiente: "Quiero dejar expresa constancia de que me siento profundamente convencido de la autenticidad de este hecho, como consecuencia de todo lo que me tocó vivir como receptáculo de las vivencias de la Sra. de Motta... Las cosas del cielo, diríamos que la han sacado de un modo simplemente humano de verlas, para vivir el gusto de la presencia del Señor, en las manifestaciones de la Virgen... Los sufrimientos que esta misión le han significado a la señora de Motta sería muy difícil explicarlos en palabras. El principal es la incomprensión, por cuanto vive una experiencia inexpresable y las palabras no le alcanzan..."

Muchos Santos o videntes, (de un modo u otro, instrumentos eficientes de Dios) sufren los estigmas de la Pasión del Señor.
Esto es parte de los misterios del Cielo. Con estudiar la vida del Padre Pío podremos entender a las claras cuán importante es entregarse a sufrir, aunque más no sea una parte de lo que Jesús sufrió y aún sufre por nosotros.


separador


La actitud de la Iglesia frente a los hechos de San Nicolás

Monseñor Domingo Salvador Castagna, Obispo de San Nicolás, se encargó de la diócesis en octubre de 1984, encontrándose frente a una serie de acontecimientos extraordinarios y a un creciente movimiento de devoción Mariana. Sus palabras demuestran la aceptación que le dio al hecho de las apariciones:

"Creo firmemente que esto es un acontecimiento de la Virgen. No puedo decir más de lo que la Iglesia dice. La Iglesia pone entre paréntesis todo esto. No lo rechaza ni tampoco define que es verdad, sino, simplemente, dice: "Miren, puede ser verdad, por lo tanto, lo tomamos respetuosamente" y no hay ningún elemento que diga que no es verdad, al contrario, los elementos existentes son positivos. Entonces yo digo lo mismo. Evidentemente ésta es una manifestación promovida por Dios a través de la Virgen".

La obra de San Nicolás tuvo desde su inicio una relación directa, a través de la obediencia de la vidente, con la Iglesia.
El resultado logrado es gigantesco en términos de conversiones, tal cual como Dios lo planeó!.
No podemos negar que todo acontece de acuerdo a la Voluntad Divina, de acuerdo al plan de Dios.

De tal modo: el Obispo era el apropiado, el lugar también, el momento, la vidente, el clima social era el necesario.
Todo fue planeado adecuadamente por el artífice verdadero, que es el Espíritu Santo que obra a través de las criaturas, ¡aunque ellas muchas veces no sean concientes de ello!


separador


¿Cómo debemos reaccionar frente a los hechos de San Nicolás?

Tener a María y Jesús tan cerca de nosotros, en el tiempo y en la distancia, debe ser valorado en su justa medida. Esto no es algo que ocurre del otro lado del mundo, ni tampoco es un hecho acontecido hace cien años. Es aquí y ahora. Y con miles y miles de testigos, con la Iglesia apoyando y aprobando.

¿Vamos a dejar que esto nos ocurra a nosotros sin hacer nada?

¿Qué tiene que hacer Dios para llamar nuestra atención y lograr convertirnos?

¿Somos concientes que esto no es gratis, que tener estos hechos tan cerca es un regalo del que deberemos dar cuentas, rindiendo como bien se explica en la parábola de los talentos?

Dios quiere que nos convirtamos por amor, pero en caso de fallar por esta vía, aun se conforma con que lo hagamos por temor. ¿Tenemos temor de Dios?. Dios es puro amor, y nuestro temor debe ser el de temer no agradarle, temer de no estar a la altura de lo que Él se merece. María es puro amor, es Dios enviando lo más hermoso, noble y frágil que existe en el Cielo, producto de la Creación. ¡Corramos a sus brazos!.  (Fuente: Reina del Cielo)

separador

Página anterior Ir al princio de esta página Página siguiente
 
Copyright 2002-2012 Centro de difusión del Santuario María del Rosario de San Nicolás - All rights reserved - Todos los derechos reservados.